Bibliotecas especializadas. La experiencia de un hacedor

Rómulo Navea Soto1

Resumen

Se resalta la importancia de las bibliotecas especializadas en el desarrollo científico, humanístico y tecnológico y el encuentro con un bibliotecólogo, un hacedor, que ha desarrollado un destacado trabajo en este tipo de bibliotecas. En Venezuela existen varias y excelentes bibliotecas especializadas, en este sentido podríamos citar la biblioteca de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas, FUNVISIS especializada en ciencias de la tierra, sismología, ingeniería; la biblioteca ”Ernesto Peltzer” del Banco Central de Venezuela especializada en economía, finanzas; la biblioteca del Banco del Libro especializada en temas de educación y literatura infantil; el Centro de Información Técnica de PDVSA/Intevep especializado en petróleo y petroquímica. En este artículo se destacan las bibliotecas “Marcel Roche” del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, IVIC, porque su edificio fue diseñado especialmente para la biblioteca, además por su valiosa y actualizada colección de libros, revistas y bases de datos y considerada por la UNESCO como Biblioteca Regional para América Latina y la biblioteca “Ernesto Peltzer” del Banco Central de Venezuela que mantiene una de las colecciones más completas en el área de economía y ciencias afines. Lo interesante es que ambas bibliotecas tienen en común el mismo hacedor.

Palabras clave: Bibliotecas especializadas; Hacedores de bibliotecas; Biblioteca “Marcel Roche” del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, IVIC; Biblioteca “Ernesto Peltzer” del Banco Central de Venezuela.



Special libraries. The experience of a maker

Abstract

The article highlights the importance of libraries specialized in scientific, humanistic and technological development and the encounter with a librarian, a maker, who has developed an outstanding work in this type of libraries. In Venezuela there are several excellent specialized libraries, in this sense we could mention the library of the Venezuelan Foundation for Seismological Research, FUNVISIS specializing in earth sciences, seismology, engineering; the "Ernesto Peltzer" library of the Central Bank of Venezuela specializing in economics, finance; the Banco del Libro library specializing in education and children's literature issues; the Technical Information Center of PDVSA / Intevep specialized in petroleum and petrochemicals. This article highlights the "Marcel Roche" libraries of the Venezuelan Institute of Scientific Research, IVIC, because its building was designed especially for the library, in addition to its valuable and updated collection of books, journals and databases and considered by UNESCO as the Regional Library for Latin America and the "Ernesto Peltzer" library of the Central Bank of Venezuela, which maintains one of the most complete collections in the area of economics and related sciences. The interesting thing is that both libraries have in common the same maker.

Key words: Specialized libraries; Library makers; Library "Marcel Roche" of the Venezuelan Institute of Scientific Research, IVIC; Library "Ernesto Peltzer" of the Central Bank of Venezuela.


  1. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. rnavea07@gmail.com

INTRODUCCIÓN

Las personas que logran la realización de proyectos importantes en el área de la bibliotecología, que son líderes de proyectos, que tienen que ver con la creación de impulsar actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) en una institución altamente especializada y que son capaces de proyectar actividades sociales que benefician a las comunidades, son unos líderes. A esos líderes, a esas personas las llamo Hacedores de Bibliotecas. No se trata únicamente de hacer una biblioteca, cualquiera que sea su tipo: universitaria, especializada, pública, se trata de proyectar una idea que involucre a personas con diferentes conocimientos en la consecución de un proyecto especial: una biblioteca.

Las ideas y conocimientos en física, astronomía, biología, medicina, química que surgieron a partir de la Primera Revolución Industrial, iniciada en la segunda mitad del siglo XVIII en Gran Bretaña, transformaron las antiguas visiones medievales y cambiaron las formas de vida y de producción del conocimiento. Las perspectivas de la educación y la investigación variaron y los profesionales tuvieron que enfrentar desafíos y crear nuevos conocimientos los cuales multiplicaron la difusión y disponibilidad de documentos técnicos. La necesidad de organizar estos documentos de manera estricta, agrupándolos en temas de interés específico, hicieron posible la creación de las bibliotecas especializadas que se constituyeron en la plataforma informacional para el desarrollo científico y tecnológico.

METODOLOGÍA EMPLEADA

Este trabajo es una visión personal de lo que ha sido el encuentro con un hacedor, quien junto con otros líderes en su conjunto representan una parte importante de la historia de la bibliotecología en nuestro país. En este sentido se trata de un estudio descriptivo donde se tratan las particularidades en la creación de bibliotecas especializadas ubicadas en la ciudad de Caracas, las cuales representan una especialidad, una singularidad en su estructura y servicios.

La investigación se enfocó en la entrevista como metodología de trabajo y a través de ella en la posibilidad de ir directamente a la persona, al hacedor que hizo posible la existencia de bibliotecas como la “Marcel Roche” del IVIC o la biblioteca "Ernesto Peltzer" del Banco Central de Venezuela.

La transcripción de las entrevistas permitió la presentación de los hechos tal como ocurrieron y el resultado es un testimonio fidedigno, sin alteraciones, tal como ocurrieron las cosas. La entrevista es un método para la recolección de información, que permite establecer un diálogo completamente abierto, que resalta los aspectos cualitativos de la labor desempeñada por el entrevistado, en donde el tema de interés adquiere cierta profundidad permitiendo alcanzar el momento histórico que le tocó vivir al hacedor. Así el propio entrevistado explora, cuenta su experiencia, sus valores, sus ideas con absoluta libertad. Se logra que el sujeto se transforme en el centro de su propio discurso y a la vez encontrar las similitudes con otros hacedores mediante la memoria colectiva.

El trabajo tiene que ver con el concepto de memoria colectiva de Halbwachs (2004), que es la reconstrucción del pasado vivido y experimentado por una persona, un grupo, una familia, la comunidad y que intenta mostrar que el pasado permanece, y que se desarrolla dentro de un cuadro social que garantiza que esta memoria se exprese, se mantenga y se conserve en un mundo en perpetuo movimiento y cambio.

LA BIBLIOTECA ESPECIALIZADA

La biblioteca especializada que pertenece a un instituto de investigación de carácter público o privado, tiene un área de interés particular, así como disciplinas vinculadas que se encuentran en documentos, especialmente en publicaciones periódicas, monografías, patentes, obras de referencia especializadas, informes técnicos generados por la institución de la cual dependen, literatura gris e información disponible a través de bases de datos internacionales. Se caracterizan, por una parte, en lo específico de las temáticas y por otra parte por los servicios, los cuales son llevados a cabo por bibliotecarios especializados o profesionales relacionados con el área de interés de la institución y que cuentan con estudios de post grado en ciencias de la información, entre otras cosas, porque los usuarios a los cuales atienden tienen un alto nivel de conocimiento en su área de estudio, así como en el manejo eficiente de las fuentes de información. (Woods, B. M. (1972).

En 1909 se fundó en los Estados Unidos de América la Asociación de Bibliotecas Especializadas = Special Libraries Association (SLA); posteriormente en Inglaterra en 1924 aparece la Asociación Británica de Bibliotecas Especializadas = Association of Special Libraries and Information Bureaux (ASLIB); en Francia se funda en 1963 la Asociación de Profesionales de la Información y la Documentación = Association des professionnels de l'information et de la documentation (ADBS). Millán Ráfales, María Carmen. (2003).

La creación de estas instituciones les dio a las bibliotecas especializadas procedimientos, un marco legal y el alcance universal de sus servicios.

CARACTERÍSTICAS Y SERVICIOS DE UNA BIBLIOTECA ESPECIALIZADA

  • Se adhieren a la misión y objetivos de la organización a la cual pertenecen.
  • Proporcionan servicios especializados con el propósito de satisfacer las necesidades de personal.
  • Actúan como mediadores y puentes que conectan a la gente con la información y conocimiento en cualquier parte del mundo.
  • Emplean a personal especializado, que tengan experiencia en las áreas de interés de la organización.
  • Sus colecciones son altamente especializadas.

La dinámica de una institución se refleja, entre otras cosas, en la biblioteca. Un centro de investigación, difunde el resultado del trabajo de investigadores a través de las bases de datos y repositorios a los que se pueden tener acceso desde cualquier parte del mundo. Un investigador existe en la medida que su trabajo es conocido, y evaluado por sus pares de la propia institución o del mundo. Los bibliotecarios de las bibliotecas especializadas utilizan las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas para recopilar, evaluar, analizar, organizar, y difundir la información a los usuarios de sus instituciones (Latorre Zacarés, Ignacio. 1998, p.12)

La existencia de una biblioteca especializada en una institución debe tener una influencia sobre la creación de nuevos conocimientos. Debe ser la plataforma para la inteligencia, contribuyendo a fortalecer la generación y uso de la información y el conocimiento.

El conocimiento nace en una persona y ese saber individual es, en cierta manera, el núcleo de nuevos saberes. Y en este contexto, estos nuevos conocimientos son compartidos y diseminados a través de las bibliotecas que hacen posible la creación de organizaciones conocidas como “instituciones creadoras de conocimientos”, las cuales están centradas en la búsqueda continua de la innovación. Es lo que se conoce como “conocimiento corporativo”, donde las empresas para subsistir deben saber manejar lo que su personal conoce o maneja de una manera teórica y práctica para transformarlo, capitalizarlo, como un bien de la empresa. Son las empresas que aprenden, que comprenden que el mayor capital es la gente.

La Special Library Association, SLA, (2003) clasifica las competencias de los bibliotecarios especializados en tres conjuntos:

  • Las competencias personales: que consisten en actitudes, valores, habilidades y la ética profesional que permiten a los bibliotecarios especializados trabajar con eficacia en beneficio de su organización, clientes.
  • Competencias profesionales: están asociadas con el conocimiento, la información, los recursos, el acceso a la tecnología y la capacidad de utilizar este conocimiento para proporcionar servicios de mayor calidad.
  • Las competencias básicas: hacen hincapié en la importancia de desarrollar y compartir conocimientos a través de redes y mediante la realización y difusión de la investigación en conferencias, en publicar artículos en revistas especializadas y acuerdos de colaboración institucional.

La necesidad de organizar los documentos científicos de manera estricta, agrupándolos en temas de interés específico, hicieron posible la creación de las bibliotecas especializadas que se constituyeron en la plataforma informacional para el desarrollo científico y tecnológico.

Este afán de organización estricta mereció la formación de profesionales de la información altamente preparados en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC, el conocimiento y manejo de las mejores fuentes de información y en ofrecer un servicio eficiente.

El hacedor, como líder de proyecto donde participan profesionales con diversas especialidades en la elaboración de un programa de trabajo; debe lograr convencer al grupo sobre la visión de la futura biblioteca; compartir con los especialistas y documentarse sobre diversos aspectos del edificio como son la distribución más adecuada de los espacios, el mobiliario, la iluminación, seguridad y tantos otros; decidir el uso y negociación con distribuidores de las mejores tecnologías aplicadas a la gestión documental; cumplir a tiempo y de acuerdo al presupuesto en cada una de las etapas del programa y, muy importante; saber “vender” el proyecto entre propios y extraños para conseguir apoyo económico y solidaridad cuando se presentan dificultades.

A continuación, se presentan dos importantes instituciones venezolanas donde se realizan actividades de investigación, desarrollo e innovación, y que cuentan con bibliotecas altamente especializadas que las hacen únicas en el país. Son la biblioteca “Marcel Roche” del IVIC y la biblioteca “Ernesto Peltzer” del BCV.

INSTITUTO VENEZOLANO DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS (IVIC)

Esta es una institución creada y desarrollada siguiendo los principios de la excelencia en el trabajo y su biblioteca “Marcel Roche” es una de las instituciones más prestigiosas y reconocida a nivel nacional y regional por la calidad y cantidad de su acervo documental y servicios.

En 1953, el entonces ministro de Sanidad le asigna a Fernández Morán¹ la misión de desarrollar un centro regional para investigación y entrenamiento en investigaciones neurológicas y cerebrales. En abril de 1954 funda, en los Altos de Pipe en una zona montañosa cercana a Caracas, el Instituto Venezolano de Investigaciones Neurológicas y Cerebrales (IVNIC), como un ente gubernamental autónomo adscrito al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.

En un lapso de un año logró que se construyera la carretera principal y los servicios básicos del Instituto, los laboratorios de ultra-estructura de nervio (con instalaciones de microscopía electrónica en pleno funcionamiento); la unidad de neurofisiología; el taller central (incluyendo la unidad de cuchillas de diamante); la biblioteca y las residencias para el personal y visitantes.

Fernández Morán planificó la creación del IVNIC con todo detalle, como lo demuestra el informe publicado en la Revista Nacional de Hospitales No 5 de junio de 1954 (s/p) Programa para la organización del núcleo del Instituto Nacional de Neurología, Neuropsiquiatra e Investigaciones Cerebrales en Caracas.

Al caer la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en enero de 1958, la vinculación de Fernández Morán con el gobierno y en especial su forma de dirigir el instituto incidieron en su salida.

En 1958 es llamado Marcel Roche, por el gobierno cívico militar, para hacerse cargo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en las mismas instalaciones donde funcionó el IVNIC. Fue director desde fue 1958 a 1985. Se disponía de algunas edificaciones y de equipos científicos y técnicos para operarlos, pero se carecía de investigadores, insta entonces a sus colegas de la Fundación Luis Roche (FLC) a venir al Instituto a trabajar, a abrir laboratorios e iniciar la formación de jóvenes venezolanos como científicos. Entre ellos se incorporaron: Luis M. Carbonell, Carlos Martínez Torres, Miguel Layrisse, María L. Gallango, Tulio Arends, Gabriel Chuchani, entre otros. Además de ellos, participaron investigadores venidos del exterior como Gunnar Svaetichen y Gernold Bergold quienes ayudaron a la formación de investigadores venezolanos.

Pienso que todos los investigadores señalados y que fueron pioneros en la creación del Instituto, le dieron importancia a la creación de la nueva biblioteca porque, todos ellos en su etapa de formación académica, utilizaron excelentes bibliotecas en las universidades donde realizaron estudios de postgrado.

BIBLIOTECA “MARCEL ROCHE”
Fotografía N0. 1
BIBLIOTECA “MARCEL ROCHE” Fotografía N0. 1

La creación de una biblioteca especializada para el IVIC, siempre ha sido uno de los temas de interés, un asunto muy importante y que los diferentes directores han tenido como uno de sus propósitos fundamentales hacerla cada vez mejor.

En marzo de 1987, personal del Ministerio de Desarrollo Urbano acompañados por el entonces Sub director del IVIC Horacio Vanegas y por algunos investigadores, inspeccionan las obras en desarrollo: el edificio del Centro de Ecología y Ciencias Ambientales, el Laboratorio Secundario de Calibración Dosimétrica (LSCD), y la construcción del nuevo edificio para la biblioteca. Este edificio, por diversas razones de tipo político y económico quedó a medio construir por casi una década.

Los informes anuales de la biblioteca presentados, entre 1961 a 1978, por la entonces directora de la biblioteca Hanna de David, dan cuenta de las dificultades que enfrentaban empleados y usuarios debido a que la biblioteca se había hecho pequeña, el número de libros y de publicaciones periódicas habían aumentado considerablemente y se había tenido que ubicar mucho material bibliográfico en depósitos que no cumplían con las especificaciones técnicas para su mantenimiento.

En 1986, asume la dirección del Instituto Horacio Vanegas (1986-1992) e inmediatamente asume como un reto institucional la culminación del edificio de la biblioteca y ponerla a funcionar de acuerdo con los más altos estándares de calidad. Se forma un equipo de trabajo con el propósito de evaluar la edificación conformado por los arquitectos de la firma Siso Shaw Asociados, responsables del desarrollo de los edificios como el de Parque Central y el Teatro Teresa Carreño.

Para el trabajo con la biblioteca, Daniel Fernández Shaw se encarga de la arquitectura del interior junto con Fabián Michelangeli quien era el encargado de la biblioteca (1984-1986) debido a que Hanna de David se encontraba de permiso. Al salir Michelangeli es reemplazado por Javier Bringas quien asume la jefatura del proyecto.

Se obtienen recursos a través del Ministerio de Desarrollo Urbano (MINDUR), alrededor de Bs. 36.000.000/ alrededor de US$ 2.450.000, (en 1986 el cambio Oficial fijo era de Bs.14, 50). En este aspecto y algo que merece ser destacado, el Sindicato de Obreros donó la partida de cultura y el personal de investigación dio un mes de la Caja de Ahorro, el equivalente al 20% del sueldo, para la compra de las computadoras.

En vista de las buenas relaciones entre el IVIC e INTEVEP, se logró que esta última institución donara Bs. 40.000.000, alrededor de US$ 1.300.000², para la compra del mobiliario y todo lo relacionado con la arquitectura de interior. El edificio va tomando forma y existe un espíritu emprendedor donde todos trabajan para lograr el objetivo de crear la mejor biblioteca.

El 29 de noviembre de 1996, el presidente de la República Rafael Caldera inaugura la Biblioteca, en esa oportunidad Marcel Roche declara a la periodista Mariana Franceschini, para una publicación del instituto:

Lo que más me gusta, me emociona, es que le hayan puesto mi nombre a la biblioteca estando yo vivo; es muy significativo un homenaje de este tipo en vida, ya que por lo general esas distinciones se hacen luego de que la persona ha muerto. Cuando yo era director del IVIC le puse gran esmero en montarla. Sentí una gran alegría cuando hace algunos años se reunió el Consejo Directivo del Instituto y se designó a la biblioteca con mi nombre. Más adelante el Dr. Roche continúa diciendo: "Inicialmente planeamos una biblioteca para veinte años y ya cumplió su ciclo vital, por ello fue necesario hacer una sede nueva, la cual me parece que quedó espléndida. La actual biblioteca Marcel Roche cuenta, además de su nuevo edificio, con un personal calificado y, sobre todo, con un extraordinario director, Javier Bringas, que la ha automatizado, mejorado, y la mantiene en muy buen funcionamiento. Si yo ahora fuera el director no le cambiaría nada, la dejaría así porque es estupenda."

Figura No. 1
Figura No. 1
Fuente: Informe Anual de la Biblioteca Marcel Roche 2014

Del gráfico es necesario destacar algunos aspectos:

Por una parte, la cantidad de usuarios atendidos en forma remota mediante la instalación de eficientes servicios automatizados y por otro lado, debemos comentar el proyecto “Apertura y socialización de la información en línea” que permite al instituto, a través de su biblioteca, ofrecer información que los investigadores necesitan, como apoyo en la solución de problemas que se presentan en instituciones públicas y privadas en todo el país y en general en América Latina y el Caribe.

CONVERSANDO CON UN HACEDOR DE BIBLIOTECAS ESPECIALIZADAS: JAVIER BRINGAS

Cuando una persona entra a la biblioteca “Marcel Roche” encuentra un espacio impactante, una sala amplia, desde donde se puede contemplar una hermosa vista a través de sus grandes ventanales, donde la neblina se pasea entre los árboles, donde además del mobiliario, las obras de arte, la automatización de los servicios y la atención eficiente y amable del personal hacen que el usuario se sienta bienvenido y dispuesto a trabajar.

Bringas es bibliotecólogo, profesor jubilado de la Escuela de Bibliotecología y Archivología de la Universidad Central de Venezuela, con una amplia experiencia en bibliotecas especializadas en educación (Banco del Libro); geología (Ministerio de Energía y Minas); ciencia (IVIC) y economía (Banco Central de Venezuela).

RN: Tú tuviste mucho que ver con todo eso le digo a Javier Bringas cuando le describo la sensación que uno percibe al ingresar a la biblioteca del IVIC y le leo las declaraciones del Dr. Roche en el momento de la inauguración de la biblioteca. Bringas sonríe y me cuenta:

JB: Ese día fue muy especial, allí se reunieron muchas personas importantes en los mundos de la ciencia, la economía, la política, fue la culminación de un arduo trabajo de un equipo de personas que pusimos alma, vida y corazón en lograr la mejor biblioteca especializada de Venezuela. Con razón, la UNESCO la nombró en 1997, Biblioteca Regional para América Latina y el Caribe.

RN: Ese es un gran honor y también una responsabilidad – agrego -

JB: Sin duda, la amplia colección de documentos científicos en texto completo, los más de 1.600 títulos de revistas tanto en papel como en formato electrónico, las bases de datos, separatas de investigadores del IVIC, tesis y libros hacen que los investigadores puedan tener acceso a este material en la biblioteca o bien vía internet.

RN: ¿Cómo fue el proceso para crear esta biblioteca, ¿cuál fue la motivación?

JB: Para la gente del IVIC, me refiero a directores, investigadores y sobre todo al personal que trabajaba en la biblioteca, el contemplar la estructura de un edificio sin terminar, la obra limpia que con el paso del tiempo se iba deteriorando cada vez más, era sin duda una “espina” que desentonaba y afectaba la armonía del resto del Instituto. El Dr. Vanegas logra obtener los recursos y, partiendo del diseño original, pone todo el esfuerzo en hacer la nueva biblioteca, acorde a los nuevos tiempos.

- El trabajo fue de un equipo formado por varios profesionales de distintas disciplinas: arquitectos, diseñadores, carpinteros, bibliotecólogos que una vez concluida la estructura del edificio, comenzó un trabajo difícil por lo minucioso y en muchos aspectos complicado, que es el manejo de los detalles. Me nombran jefe del proyecto con la responsabilidad de ser el enlace entre los distintos integrantes del equipo.

RN: El resultado de ese trabajo en equipo es la biblioteca le digo una biblioteca que es modelo para otras instituciones. ¿Cómo es la distribución de los espacios?

JB: La biblioteca tiene un sótano y tres pisos para un total de 6.000 m2, con una capacidad para atender 600 usuarios con amplias zonas para la lectura, con instalaciones sanitarias para empleados y usuarios y la interconexión de equipos y sistemas automatizados.

- Igualmente se tomaron decisiones con respecto al aire acondicionado, al control de la temperatura, la seguridad contra incendios y también para evitar la pérdida de materiales y equipos. Los espacios para el personal son funcionales, con buenas oficinas, sala para reuniones, comedor, así como espacio para la recepción del material bibliográfico. Es un edificio muy completo en sus instalaciones.

RN: Yo le comento a Bringas – en esa época trabajaba en el Centro de Información Técnica de Intevep y conocimos de tu trabajo…

- Como sabes continúa relatando Javier Bringas PDVSA/Intevep dio un importante aporte para lograr ese ambiente de la biblioteca que tanto te gusta. Fui a hacer una presentación a su presidente Gustavo Inciarte y a la Junta Directiva con el propósito de explicarles el proyecto de arquitectura interior. Finalizada la presentación, el Dr. Inciarte me dijo: “Bringas, no escatimen recursos para instalar lo mejor para la biblioteca, se debe buscar lograr un ambiente agradable, que motive a las personas a usar la biblioteca. Un lugar sin armonía, descuidado, hecho con materiales de mala calidad, está condenado, desde su inicio, al fracaso.”

RN: Entonces, se dieron a la tarea de buscar lo mejor de lo mejor… le digo

JB: Así es, se decide que el mobiliario debe ser del tipo escandinavo y, recuerdo yo, se contrata al arquitecto norteamericano Emil Vestuti para el diseño de los muebles, tanto para sillas, mesas, como para las estanterías; las alfombras tienen un diseño especial. Se logró crear un espacio abierto donde las revistas, por ejemplo, son organizadas y exhibidas para que sean de fácil acceso para los usuarios.

RN: También tiene la biblioteca, al igual que en todo el IVIC, obras de arte…

JB: Efectivamente, esa es una de las maneras como se logra ese ambiente especial. En la biblioteca hay obras, que yo recuerde, de Víctor Valera, Marcel Floris, y entre otras un retrato de Marcel Roche realizado por Luisa Richter.

Javier Bringas ya no trabaja en el IVIC, sin embargo, la biblioteca continúa ofreciendo un servicio basado en la excelencia a pesar de que durante los últimos años ha disminuido mucho la actualización del fondo bibliográfico, especialmente en lo que respecta a la adquisición de libros, bases de datos internacionales y los títulos de las revistas técnicas.

BIBLIOTECA “ERNESTO PELTZER” DEL BANCO CENTRAL DE VENEZUELA

De acuerdo con su página Web³: El Banco Central de Venezuela es el organismo responsable, como principal autoridad económica, de velar por la estabilidad monetaria y de precios del país y es el único autorizado para emitir la moneda de curso legal en Venezuela. El cumplimiento del principal objetivo de un Banco Central, es condición necesaria para darle sostenibilidad al desarrollo de un país, y en ese sentido sus actos están en correspondencia con los fines superiores del Estado.

En el año 1962, se decidió confiar el diseño del edificio sede al arquitecto Tomás José Sanabria, este edificio mereció la distinción de Premio Nacional de Arquitectura; tiene aproximadamente 27.000 m2. En 1973 se finaliza la segunda etapa con la construcción de la Torre Financiera, con un total de 26 pisos. Finalmente, en 1998 se inauguró la Plaza Juan Pedro López donde, en uno de sus extremos, está situada la Biblioteca “Ernesto Peltzer”.

CONVERSEMOS ACERCA DE LA BIBLIOTECA ERNESTO PELTZER…

Hacemos un alto en la magnífica biblioteca del Banco Central de Venezuela. Nos detenemos en un punto desde donde podemos contemplar los diferentes espacios: salas de lectura, cubículos, estanterías para libros y revistas.

Figura No. 2
Figura No. 2

Nos sentamos en uno de los espacios de la biblioteca donde hay unos cómodos sillones, allí realizamos nuestra conversación con Bringas.

Bringas fue durante varios años director de la biblioteca que en un principio funcionaba en el piso 16 de la Torre Financiera y que desde el año 2002 funciona en un nuevo edificio anexo.

La Biblioteca del Banco Central de Venezuela, inició sus actividades en 1941, como una unidad de información especializada en el área económica y orientada a apoyar las actividades de estudio, investigación y docencia que permanentemente realiza la institución.

RN: Veo una cierta semejanza le digo entre esta biblioteca y la del IVIC, conociendo ya la razón de ello.

JB: Efectivamente contesta Bringas ambas bibliotecas tienen el mismo “aire”. La razón es que durante la gestión del Dr. Gastón Parra en la Presidencia del BCV se decide mudar la biblioteca a un espacio más amplio el cual había sido diseñado por la arquitecta Elvira Muñoz para un museo. Este proyecto no se culminó.

RN: Entonces nuevamente te toca crear el espacio para la nueva biblioteca –le digo -

JB: Así es, el Dr. Parra conocía el trabajo que había realizado en el IVIC y deseaba algo parecido; y bueno, continúa Bringas, nuevamente tuve que asumir el rol de jefe de proyecto de un grupo de especialistas para organizar la nueva biblioteca.

Se había adquirido un espacio, un terreno en la parte posterior del Banco, para una plaza. Nuevamente contratan al arquitecto Tomás José Sanabria para que ideara la plaza, la cual fue concebida con las siguientes áreas: la noreste totalmente abierta, la sureste que es techada y donde se encuentra el anfiteatro y la parte suroeste es ocupada por la Biblioteca y el Centro Cultural Salvador de la Plaza. La plaza tiene el nombre de Juan Pedro López, quien fuera pintor y escultor en el período de la colonia. Tiene una superficie de 14.000 m², siendo una de las más grandes de la ciudad de Caracas.

RN: Una de las primeras labores fue, rediseñar el espacio del museo para transformarlo en una biblioteca. Yo creo que se logró.

JB: Se trataba de ordenar en los espacios de la biblioteca, de acuerdo a las actividades del Banco, dentro de un espacio que proporcionara fluidez y armonía y que permitiera su crecimiento y expansión al ritmo del desarrollo histórico de la institución.

Se tiene un espacio agradable y funcional para los usuarios, cubículos para investigadores, oficinas para el personal y en otros sitios del edificio espacio suficiente para almacenar el acervo bibliográfico y no bibliográfico. Hay que tomar en cuenta que la biblioteca cuenta con una colección de 100.000 volúmenes, 682 títulos de revistas, 1.767 libros editados entre los siglos XVI y XIX, además de bases de datos y recursos electrónicos.

Todo este acervo hace de la biblioteca “Ernesto Peltzer” la mejor y más completa de Venezuela en su área.

Termino la entrevista con la sensación de haber conversado con un profesional que tuvo la oportunidad de llevar adelante, con gran éxito, la puesta en marcha de dos bibliotecas especializadas que son, cada una en su área de especialización, las mejores del país.

EL PAÍS EN CRISIS, LAS BIBLIOTECAS EN CRISIS, LA CIENCIA EN CRISIS

Las bibliotecas que describimos en este artículo ya no tienen sus niveles de excelencia en el servicio y el apoyo a la investigación. Esta baja en la actualidad se debe a situaciones económicas, políticas y sociales por las que atraviesa el país.

La crisis económica que actualmente se presenta en Venezuela, obedece, según el economista y diputado José Guerra, (2016) a tres causas fundamentales:

  • La dependencia del petróleo en vez de la diversificación de la economía.
  • La estatización de muchas empresas que no han sido manejadas eficientemente
  • El control de cambio que genera confusión, desconfianza y corrupción

Como consecuencia, la inflación ha afectado notablemente el presupuesto anual de la Nación, generado la imposibilidad de atender las necesidades básicas de los venezolanos y mucho menos la de atender las necesidades de mantener las colecciones de las bibliotecas que son adquiridas en divisas.

En el caso de la biblioteca “Marcel Roche”, desde el año 2013, por falta de divisas no se adquieren las revistas técnicas ni el acceso a las bases de datos internacionales. En declaraciones del director del IVIC Eloy Sira al periódico El Correo del Orinoco del 24 de febrero 2013 y escrito por Vanessa Davies, el presupuesto era de Bs. 800 millones⁴, que se destinan a nómina (unas 2 mil personas) y a gastos de funcionamiento; a este monto se suman los recursos vía Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación, LOCTI⁵ los cuales, según declaraciones de Baudilio Quiróz director de la biblioteca, se le asignaba a esta institución alrededor de un 6% del presupuesto. Pero eso fue en 2013, ante la actual crisis económica y suponiendo que el presupuesto asignado sigue igual, los aportes a través de la LOCTI ya no existen y en consecuencia no es difícil de concluir el por qué no se tiene el presupuesto para renovar las colecciones.

Igual cosa sucede, y aunque cueste creerlo, en la biblioteca “Ernesto Peltzer” del Banco Central de Venezuela, ya no se cuenta con divisas para renovar la colección y a duras penas se pueden satisfacer la demanda de los usuarios internos y externos.

Pero la crisis no se limita a la adquisición de colecciones, también se presenta, en el mantenimiento de la infraestructura, la disminución de horas de atención a usuarios por cuestiones de seguridad, la falta de material para las impresoras (papel, tóner) y la obsolescencia de hardware y software necesarios para el uso eficiente de las TIC.

Benjamín Scharifker, investigador y rector de la Universidad Metropolitana asegura que la productividad científica del país se ha reducido en 30% desde 2008, sin contar con el tema de las patentes: “En Venezuela no se registran patentes porque no hay desarrollo de tecnologías. En los años 90 se registraban unas 3.000 patentes anuales, ahora no hay ni una. Hablo por mi propia experiencia porque he sometido varios proyectos al SAPI⁶ y desde hace ocho años no tengo respuesta”. (Linares, Albinson. 2016)

Desde la implantación del socialismo del siglo XXI, 1512 científicos han dejado el país y aproximadamente el 62% de ellos trabajaban en las principales universidades públicas, el resto son profesionales de instituciones públicas o privadas y otro tanto de PDVSA especialmente de Intevep. La mayoría de los que han emigrado prefieren a los países de mayor desarrollo en Norte América y Europa. En América Latina son bien recibidos en países como Chile, Colombia y Ecuador, este último ha creado un programa de captura de talento Prometeo, que cobija casi un centenar de nuestros investigadores (Requena y Caputo 2016).

Sin embargo, a pesar de todos los pesares, siempre hay que tener presente que los cambios, las crisis y dificultades abren nuevas oportunidades. Los bibliotecarios sabios mantienen sus ojos, oídos y mentes abiertas para buscar e identificar nuevas oportunidades.

REFERENCIAS

  1. ALA. (1983). Glossary of library and information science. Chicago, IL: American Library Association.
  2. FERNÁNDEZ MORÁN, HUMBERTO. (1954). Programa para la organización del núcleo del Instituto Nacional de Neurología, Neuropsiquiatra e Investigaciones Cerebrales en Caracas. Revista Nacional de Hospitales No 5. (s/p)
  3. FRANCESCHINI, MARIANA. (1996). Marcel Roche: toda una tradición. Altos de Pipe: Prensa y Divulgación Científica del IVIC.
  4. GUERRA, JOSÉ. (2016). "Estamos viviendo la crisis económica más grande que ha tenido Venezuela". En: 2001.com.ve, 12 de mayo. Disponible en: http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/95054/jose-guerra---estamos-viviendo-lacrisis-economica-mas-grande-que-ha-tenido-venezuela-.html
  5. HALBWACHS, MAURICE. (2004). La memoria colectiva. Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza.
  6. LATORRE ZACARÉS, IGNACIO. (1998). La atención a usuarios y usuarias en bibliotecas especializadas. Madrid: FESABID, VI Jornadas Españolas de Documentación. “Programa para la organización del núcleo del Instituto Nacional de Neurología, Neuropsiquiatra e Investigaciones Cerebrales en Caracas” Revista Nacional de Hospitales No 5 de junio de 1954.
  7. LINARES, ALBINSON. 2016. Venezuela con poca producción científica, pero mucha innovación. Caracas: El Mundo, sección Ciencia. Disponible en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/estilo-de-vida/ciencia/venezuela-con-poca-produccion-cientifica--pero-muc.aspx
  8. MILLÁN RÁFALES, MARÍA CARMEN. (2003). Las bibliotecas especializadas y los centros de documentación: situación en el sistema Andaluz de bibliotecas y centros de documentación. Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, No. 73, pp. 9-39
  9. REQUENA, JAIME y CAPUTO, CARLOS. (2016). Pérdida de talento en Venezuela: migración de sus investigadores. Caracas: Interciencia. vol. 41(7). Disponible en: http://www.asovac.org/wp-content/uploads/2016/07/P%C3%89
  10. SPECIAL LIBRARIES ASSOCIATION. (2003). Competencies for information professionals of the 21st century. Revised edition. Alexandria, Virginia: SLA. Disponible en: http://www.sla.org/about-sla/competencies/
  11. WOODS, B. M. (1972). The special library concept of service. American Libraries, 3 (7), 759–768.

NOTAS

  1. Científico pionero de varias técnicas importantes de microscopía electrónica y de sus aplicaciones en la biología, la medicina y la ciencia de los materiales.
  2. Para 1988 el valor del US$ era de Bs. 30.05
  3. http://www.bcv.org.ve/quebcv/naturalezabcv.htm
  4. El cambio oficial Simadi (Sistema Marginal de Divisas) era de Bs. 172 por dólar. Hoy, en 2016 es de Bs. 657
  5. La LOCTI establece, que las empresas deben destinar un porcentaje de sus ingresos brutos, variable entre 1% y 2%, dependiendo de ciertos criterios, al desarrollo científico y tecnológico nacional, lo cual pueden hacer, bien sea invirtiéndolo en sus propias iniciativas (investigaciones, formación de talento humano, asimilación de tecnología, en fin) o aportándolo a proyectos llevados a cabo por otras instituciones que se desenvuelvan en el área.
  6. SAPI Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual