Chernóbil 30 años después, una reflexión desde Venezuela

Tetsusaburo Hayashi

Embajador del Japón en la República Bolivariana de Venezuela. (Discurso)

asohumboldt@gmail.com

Palabras del Sr. Embajador durante la apertura de la exposición fotográfica y conferencias científicas realizadas en la Asociación Cultural Humboldt, los días 24 y 26 de abril de 2016 con motivo de la conmemoración de los 30 años del accidente de Chernóbil.

Palabras Clave: Chernóbil, Fukushima, reactores, energía nuclear.

CHERNOBYL 30 YEARS LATER, A REFLECTION FROM VENEZUELA

Abstract

Remarks by the Ambassador during the opening of the photographic exhibition and scientific conferences Held at the Humboldt Cultural Association, on April 24 and 26, 2016, commemorating the 30th anniversary of the Chernobyl accident.

Keywords: Chernobyl, Fukushima, reactors, nuclear energy.


Embajador Sr. Stefan Andreas Herzberg, Embajador Gerhard Mayer, Sr. Erik Becker, Presidente de la Asociación Cultural Humboldt, directores honorables de la asociación, Sr. Enrique Moya, poeta y fotógrafo, invitados distinguidos, señoras y señores. Buenos días.

En ocasión de la exposición fotográfica y conferencias científicas sobre el accidente nuclear de Chernóbil, me gustaría compartir con ustedes nuestra experiencia del accidente nuclear de Fukushima.

El 11 de marzo de este año, el Emperador Akihito, la Emperatriz Michiko, el Primer Ministro Shinzo Abe y otros participantes, en una ceremonia nacional en Tokio bajaron sus cabezas como lo hicieron muchos residentes de toda la región afectada, a las 2:46pm (hora local), momento exacto en el cual el 11 de marzo de 2011, el terremoto de magnitud 9,0 sucedió en el Océano Pacífico.

Enormes olas de tsunami se estrellaron contra la tierra en la hora después del terremoto. La central nuclear de Fukushima fue inundada con aguas del tsunami, que provocaron colapsos en tres de sus reactores. La ola más grande del tsunami llegó 50 minutos después del terremoto inicial. Los 13 metros de su altura, abrumaron las barreras de la planta que eran de 10 m de alto.

El accidente nuclear –meltdowns- fue causado por una pérdida de refrigerante de los equipos debido al tsunami, provocando la liberación del material radiactivo. Es la mayor catástrofe nuclear desde el desastre de Chernóbil, ocurrido en 1986, y el segundo desastre (después de Chernóbil), clasificado como eventos de nivel 7 de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

No ha habido víctimas mortales vinculadas a corto plazo a la sobreexposición a la radiación del accidente de Fukushima, mientras que aproximadamente 18.500 personas murieron, incluyendo los desaparecidos, debido al terremoto y el tsunami. En 2013, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que los residentes de la zona, quienes fueron evacuados, fueron expuestos a bajas cantidades de radiación y que los efectos de salud que induce esta radiación tiende a ser baja. Cinco años más tarde, la vida ha vuelto a la normalidad, para algunos, pero otros siguen estando expulsados de sus hogares. En este quinto aniversario, la Cruz Roja Japonesa dice que 20.000 personas en las zonas afectadas por el tsunami siguen en viviendas temporales.

Inmediatamente después de la catástrofe, el gobierno ordenó que todos los 54 reactores nucleares que trabajaban en el país, se mantuvieran y que les fueran realizados exámenes de seguridad. Actualmente, sólo dos reactores nucleares están en funcionamiento.

El gobierno japonés y TEPCO (Tokyo Electric Power Co.) han estado luchando para contener el derrame del material radiactivo fuera de sus reactores dañados, cuyo riesgoso desmantelamiento tomará décadas para ser completado. Cinco años después, TEPCO ha limpiado algunos de los escombros y descontaminado en algo el sitio, en un esfuerzo para mejorar las condiciones de trabajo de los miles de trabajadores.

Aún hoy, el desmantelamiento del reactor se encuentra en una etapa inicial, retraso debido en parte a la lucha diaria de TEPCO para contener las toneladas de aguas subterráneas contaminadas con material radiactivo. Se ha avanzado en progresos, aunque a un ritmo muy lento. Unos 1.500 conjuntos de combustibles gastados y no utilizados fueron extraídos de una piscina del edificio que alberga al reactor 4 dañado en 2014- siendo este un hito en el proceso de desmantelamiento. El próximo gran paso para TEPCO será quitar en unos dos años las varillas de combustible gastado del reactor 3.

Un año después del accidente de los reactores nucleares de Fukushima, el Gobierno de Japón y el Gobierno de Ucrania comenzaron una Comisión Mixta para la cooperación, para avanzar en la respuesta a las consecuencias de accidentes en centrales nucleares en Tokio. Anualmente la reunión se ha celebrado en Tokio o Kiev. En esta reunión se han realizado debates sobre la condición actual de las medidas tomadas tras el accidente de Fukushima.

Con relación a la Central Nuclear Número 1 y la política futura entre Japón y Ucrania, que ha sufrido un accidente en la central nuclear de Chernóbil, Japón, una de las mayores naciones donantes AOD, ofrece junto con algunos países europeos y Estados Unidos de América, recursos para construir un gran sarcófago de hormigón para la contención del reactor de la central nuclear y otros.

En conclusión, tomará décadas y un costo de enormes cantidades de dinero completar el desmantelamiento completo del reactor nuclear de Fukushima sin que haya más contaminación. Espero que este brevísimo resumen de lo ocurrido en Fukushima sea un pequeño aporte para la reflexión.